Perfil do usuário

Holley Seegmiller

Resumo da Biografia

Muchos casos de intoxicación alimenticia surgen de un pequeño incidente: un manipulador de productos alimenticios se olvida de lavarse las manos, no se devuelve la comida a la nevera tras la preparación o se emplea un paño sucio para adecentar el borde de un plato. A veces son las cosas simples las que debemos tener más en cuenta cuando preparamos el alimento. Uno de los principales requisitos para una cocina profesional es cerciorarse de que todos los manipuladores de alimentos hayan recibido suficiente formación a fin de que entiendan los principios del control del tiempo y la temperatura, la higiene personal y los peligros que entraña la preparación de los alimentos. Se conoce como higiene ambiental al hecho de sostener limpio el espacio de trabajo. Esta higiene del lugar de trabajo va a ayudar a mantener los comestibles seguros para su consumo. Hay 2 procesos principales que se emplean para sostener limpio el lugar de trabajo y el equipo: la limpieza y la desinfección. Los estropajos, las esponjillas y los trapos para la cocina son lugares con las condiciones necesarias para la multiplicación de bacterias, por ello es tan prioritario vigilar su estado de higiene. Lavarlos en la lavadora o hervirlos en agua por 15 minutos son las maneras más efectivas de limpiarlos apropiadamente. Lo más recomendable es lavarlos al menos cada 2 días. Es fundamental para la seguridad alimenticia, preservar los productos alimenticios a la temperatura correcta. Si los alimentos se guardan, cocinan o sirven a la temperatura incorrecta, los gérmenes pueden multiplicarse de forma rápida. Necesitas saber las temperaturas adecuadas para poder efectuar un control y una vigilancia, por ejemplo, para comprobar que los frigoríficos o congeladores están a la temperatura adecuada o verificar que no hay alimentos que han continuado fuera de la cámara frigorífica a lo largo de demasiado tiempo.

cursos online manipulador de alimentos